Este web es un proyecto SEO de prueba con la finalidad de ver si podemos posicionar en los primeros lugares

Tipos de nariz para una rinoplastia

Una rinoplastia es una cirugía que tiene como fin o propósito hacer correcciones a la nariz del paciente, ya sea aumentando o disminuyendo su grosor o cavidades. En tal sentido, para realizar este tipo de procedimientos se tiene que establecer primero el tipo de nariz que tiene el paciente.

Y es aquí donde vamos a explorar los tipos de nariz para una rinoplastia que podemos ver en un paciente. Esto determinará sin lugar a dudas, el  tipo de procedimiento a realizar y la idoneidad de hacerlo, además de establecer el tipo de nariz que finalmente deberá de tener el paciente.

¿Por qué es importante conocer tu tipo de nariz antes de operarte?

Antes de entrar de lleno en los distintos tipos de nariz para una rinoplastia. Es necesario destacar la importancia de conocer el tipo de nariz que se posee antes de realizar la operación o cirugía de nariz.

En tal sentido, es necesario entender que el tipo de nariz nos dará una perspectiva adecuada de los cambios que pueden llevarse a cabo en el paciente. En general, una rinoplastia debe de cumplir con ciertos parámetros para que sea exitosa y saber el tipo de nariz es uno de ellos.

De igual manera, una nariz es parte integral del rostro, así pues que su corrección debe estar sujeta a la estética de la cara, a su proporción y también a que tenga armonía con el resto del rostro.

Así pues, lo fundamental es saber que para cada tipo de nariz tenemos técnicas correctivas específicas, por lo tanto, saber cuál es la que tiene cada paciente es necesario para brindar un servicio de rinoplastia que sea el más adecuado y exitoso.

Conoce los tipos de nariz para rinoplastia:

Entre los distintos tipos de nariz para rinoplastia que existen y debes conocer tenemos los siguientes:

Nariz aguileña

Una nariz aguileña o de gancho es aquella en la cual se destaca por un puente muy prominente que da la apariencia de tener una nariz curvada o doblada.

Nariz alargada

Es aquel tipo de nariz donde al ver a la persona de perfil vemos en apariencia una nariz de una gran longitud. Y por medio de la rinoplastia se puede disminuir la longitud de la nariz y llevarla a un nivel normal.

Nariz ancha

Este tipo de nariz se define por ser muy amplia, más de lo normal, siendo la razón de esto a que la piel es muy gruesa o también puede deberse cuando el apartado óseo de la nariz es mucho más amplio de lo normal.

Nariz con fosas nasales anchas

Este tipo de nariz se caracteriza porque las fosas nasales suelen ser muy amplias, y esto puede ocasionar problemas de todo tipo, desde estéticos hasta de salud. En este caso, el cirujano por medio de una rinoplastia extraerá tejido de la propia nariz para cubrir o reducir la anchura que tengan las fosas nasales.

Nariz con protuberancias, jorobas o de camello

Este tipo de nariz la podemos ver mejor de perfil, y se caracteriza por tener una joroba o loma creciente. En muchas ocasiones aparecen por genética o también por una lesión en un accidente. Acá el cirujano lo que hace es eliminar las protuberancias de la joroba, procediendo a reducir y eliminar parte del cartílago que está en el puente nasal.

Nariz con punta bulbosa

La nariz punta bulbosa puede describirse como aquella que está constituida en forma de bolita o bulbo, por eso su nombre, en la punta haciendo que el extremo de la nariz se vea mucho más redondeado de lo que normalmente debe ser. Aquí el cirujano por medio de la rinoplastia se dedicará a transformar el cartílago que está por debajo de la nariz.

Nariz con punta desigual

Tal como su nombre lo indica, este tipo de nariz es aquella en la cual uno de los puntos extremos de la nariz es desigual. Y en este caso, el cirujano tratará por medio de la rinoplastia remover el cartílago subyacente para que ambos puntos queden simétricos.

Nariz deprimida

Este tipo de nariz es aquella que al verse de perfil se ve hundida en la cara. Esto puede deberse por un accidente o por una cuestión genética. Aquí el cirujano lo que hace es corregirlo mediante la utilización de un implante o usando cartílago septal.

Nariz giba nasal

Este tipo de nariz es aquella en la cual vemos una protuberancia de perfil en una altura importante. El cirujano, en estos casos, remueve por medio de la rinoplastia, el cartílago para limar esta parte y hacerla mucho más fina.

Nariz grande

En este tipo de nariz, lo que vemos es que la misma sale de las proporciones del rostro del paciente, siendo demasiado grande al verse de perfil. En este caso, el cirujano lo que hará será disminuir el tamaño de la nariz para que quede en proporción con el rostro de la persona.

Nariz muy proyectada

En este caso, la nariz sobresale más de lo que normalmente debe ser, en este caso, la punta. El cirujano, en este caso, tiene dos opciones o aumentar el puente nasal para que la punta no se vea mal o disminuir la nariz proyectada reduciendo la punta nasal.

Nariz pequeña

En el caso de la nariz pequeña, esta es cuando el puente nasal es muy bajo y por ende se ve mucho más pequeña en proporción al rostro. Acá lo que hace un cirujano es tomar desde la propia nariz cartílago para transformarla o usar implantes para aumentar su tamaño.

Nariz torcida

Se habla de nariz torcida cuando el eje facial que une la ceja hasta lo que es la punta nasal está alineado o torcido hacia algún lado. En este caso la nariz no está recta. Aquí el cirujano trabaja en enderezar el tabique y los huesos nasales para lograr la armonía de la nariz con el rostro.

Nariz respingada

Este tipo de nariz pueden parecer no muy naturales, los cuales pueden afear el rostro. Por lo cual, el cirujano trata de modificar ciertamente este tipo de nariz para que se vean más naturales.

Deja un comentario

× Más información